Trastorno afectivo estacional

Vivo en Lima, una ciudad que suele ser bastante gris durante el otoño y el invierno. Le dicen Lima, la horrible (línea de un poema Titulado Viaje hacia la noche de César Moro) que popularizó Sebastián Salazar Bondy en su ensayo del mismo nombre, y por varios motivos, entre ellos su cielo color panza de burro, bastante diferente al cielo de otras grandes ciudades de Perú como Cusco o Arequipa, cuyo cielo celeste está adornado por nubes que parecen hechas de algodón.

Hace unas semanas, en pleno invierno,  se iluminó el cielo, así como ayer,  sorprendiendo a todos los limeños, y yo sugerí a través de mi facebook salir, durante el almuerzo a caminar por las calles y tomar un poco de sol para combatir el trastorno afectivo estacional.

Obtuve diversas reacciones, tales como: me divierte, me asombra, varios likes y  muchos amigos pensaban que estaba bromeando, pero el trastorno afectivo estacional  existe y afecta sobretodo a poblaciones donde la luz solar es inexistente por temporadas o dura períodos de tiempo bastante cortos. Aumentando la sensación de desánimo, falta de energía,  y por lo tanto, la tasa de depresión y suicidio.

Trastorno afectivo estacional

¿Qué es?

Es un tipo de depresión que se relaciona e inicia con los cambios de las estaciones, empezando, por lo general, en otoño y agravando sus síntomas en el invierno. Es más frecuente en las mujeres que en los hombres. Y suele repetirse todos los años.

Aunque es menos frecuente, también existe  el trastorno afectivo estacional (TAE) de verano.

Síntomas y signos:

  • Falta de motivación
  • Desgano
  • Cansancio excesivo
  • Desánimo
  • Disminución de la energía
  • Dificultades para conciliar el sueño
  • Sentimientos de culpa
  • Hambre voraz, sobretodo por carbohidratos
  • Pensamientos de muerte e ideas de suicidio.

TAE de invierno:

  • Exceso de sueño
  • Aumento de peso
  • Apetito voraz, sobretodo por carbohidratos y alimentos calóricos.
  • Cansancio o falta de energía

TAE de verano:

  • Insomnio
  • Baja de peso
  • Inapetencia
  • Ansiedad e inquietud

¿Cómo combatirlo? Sobretodo el de invierno, que es el más frecuente y cuyas síntomas son más pesados.

El tratamiento puede incluir fototerapia (luz), medicamentos y psicoterapia.

  • Al despertarse, inmediatamente levantar las cortinas para iluminar los ambientes.
  • Procurar que la luz sea natural
  • Buscar contacto con lugares iluminados
  • Hacer ejercicio físico.  Caminar media hora, bailar, incluso pasear al perro, es de gran ayuda.
  • En el mercado existen lámparas que que imitan la luz natural para uso personal, Philips tiene variedad como las wake up light. No sé si las venden en Perú, pero ahora las podemos conseguir por internet.
  • Tener contacto con la naturaleza.
  • Consumir alimentos con triptófano como el pescado, frutas de temporada.
  • Buscar con quien hablar y compartir tus sentimientos.
  • Tratamiento con medicamentos recetados por un psiquiatra.

La luz y el color, influyen en nosotros en todos los sentidos, desde como la reducción de la luz solar provoca la disminución de la cantidad de la serotonina que segregamos, pudiendo causar depresión o disminución de los niveles de melatonina, alterando los patrones de sueño.  Asimismo, el reloj biológico se ve afectado por los cambios en la luz, alterando el ritmo circadiano, lo que puede causar sentimientos depresivos.

be the first to comment on this article

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *