La sexualidad y el dinero

En agosto de 2013, en la sección Portafolio de El Comercio, publicaron  los resultados de un estudio, acerca de una posible relación entre la actividad sexual y los ingresos. Mencionaban un estudio de Nick Drydakis, economista senior de la Universidad Anglia Ruskin de Inglaterra,  así como las opiniones de Andrew Oswald, profesor de Economía de la Universidad de Warwick, también de Inglaterra. Drydakis  se refiere a la pirámide de Maslow, donde se incluye el sexo dentro de las necesidades básicas del ser humano, como el alimento y la seguridad.

Si alguna de estas necesidades no está satisfecha, el ser humano no puedo pasar a la siguiente jerarquía y por lo tanto, no podría alcanzar la autorrealización.  Oswald, añade que la felicidad aumenta la productividad, entonces una vida sexual placentera, al hacernos más felices, nos hace más productivos, lo que se traduce también en mayores ingresos económicos.

Todos los lunes, hago las meditaciones guiadas de www.mujerholistica.com, y esta semana la meditación era sobre el segundo chakra (la semana pasada fue sobre manifestar más dinero en tu vida), el cual,  está relacionado a la sexualidad, la creatividad, el placer, la vida y el dinero. ¡Qué interesante!

Como parte de mi formación en Ciencia de la Mente, leí el libro Anatomía del Espíritu, que nos explica cada uno de los chakras y su función. Algo que me llamó mucho la atención en aquel momento, fue que las personas solemos presentarnos a los demás, de acuerdo al orden de nuestros chakras.

Regresando al tema del post, los resultados de los estudios arriba mencionados, sobre la relación entre actividad sexual y los ingresos económicos, podrían tener base en el segundo chakra.

Cuando tenemos equilibrado nuestro segundo chakra, somos capaces de disfrutar de la sexualidad de manera plena y libre de culpas, escogiendo a una pareja que contribuye con nuestro bienestar, y que aporta a nuestra felicidad, asimismo, desarrollamos nuestra creatividad, que es una forma de expandir la vida (además de la reproducción), lo que se vería reflejado en mayores ingresos económicos.

Si bien el dinero, no nos asegura la felicidad, colabora con la sensación de seguridad y tranquilidad, al cubrir varias de nuestras necesidas básicas como: alimento, seguridad, medicinas, educación (necesidades de las que habla Maslow en su pirámide). Permite el acceso a mejores servicios y mayores comodidades, lo que nos puede hacer más exigentes al momento de consumir o relacionarnos con alguien, por lo tanto aumenta nuestra sensación de merecimiento.

Entonces, al exigir más, es probable que también aportemos más y estos aportes sean mejor retribuidos económicamente.

be the first to comment on this article

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *